martes, 26 de diciembre de 2006

Una mariposa...

Una mariposa anida en mi sexo,
Sus alas se desploman bajo tus pisadas.
No pudiste arrancar sonidos de las piedras,
Las ganas de besarte se funden en mis manos
En mi impotencia al no poder poseerte.
Te he conjurado
He gritado tu nombre hasta caer en el hastío.
Te he maldecido.
Aun así
Vuelvo a sonreír cada noche.

1 imágenes:

Anónimo diciembre 27, 2006 12:44 p. m.  

¿Quién será el afortunado que tiene la dicha de que usted le dedique estas palabras?

Me imagino que en este momento debe ser uno de los chicos mas felices.

att:

Lic. Arroyo

El otro espejo 2008 © Blog Design 'Felicidade' por EMPORIUM DIGITAL 2008

Back to TOP