jueves, 23 de octubre de 2008

Las muletillas

Cuando llegué a estas tierras, una de las cosas a las que me costó acostumbrarme (y me sigue costando) es el sociolecto, en palabras fáciles, la jerga del lugar.


Es común escuchar que las personas (en especial la gente joven) se refieran entre ellos como “maes” (que es como “pata” o a veces como “huevón”). Es divertido escucharlos decir hasta cuatro veces esta palabrita en una oración: “Mae, vea que mae tan mae ese mae” lo que se puede traducir como: “Hey, mira que tipo tan tonto”.



Otra cosa es el término “diay”, cuyo significado varía dependiendo cómo y cuándo se diga. Es muy gracioso, porque depende de la entonación que uno le de para que indique admiración o fastidio… siempre me sorprende esta palabrita.



A diferencia de mi paisito, acá la palabra que remplaza al clásico “…, no” al final de las oraciones es el “…, verdá?” Con esto no tengo mayor problema, aunque me disgusta su uso excesivo, pero, diay, qué se le va a hacer (jo, jo, ya estoy aprendiendo a usarlas).



Algo más que resulta aún complicado entender es el uso del lenguaje, o sea en Perú, o tuteamos o hablamos de usted (tercera persona). Acá tutean, vosean y hablan de usted… o sea ya se me hace un zafarrancho, cada persona tiene un modo distinto de hablar y depende con quién esté hablando. A mí, particularmente, me molesta el voseo (parecido al argentino, pero diferente… sí... complicado), ya que destruyen las conjugaciones verbales. El que me traten en tercera persona me resulta aceptable, aunque siempre preferiré el tuteo. Me han comentado que acá solo tutean los más ignorantes, no sé cómo debería entender eso, creo que lo tomaré por el lado amable.



¡Ah!, pero falta lo más importante: la gran mayoría no sabe pronunciar la “rr”. No entiendo porqué a algunos no les sale la “rr”, es divertido escucharlos intentar decir rrrrrr… Hasta existe una página web súper divertida que se llama nosedecirlaerre.



Con todo, la gente acá es alucinantemente simpática. No conozco a muchos peruanos acá, y como hablo todo el día con ticos, espero que no se me pegue el habla. Resistiré… resistiré.

3 imágenes:

medea octubre 24, 2008 12:04 p. m.  

JAJAJAJ. Así estaba yo hace ya muchos años.

Y que me dices de "le cuesta un rojo, o 100 cocos, o un tucán?" Yo ni sabía con qué pagar.

Tras de eso q a uno le digan "que chiva" como que fuera algo bueno, y que gato también.

Que cuero sea un tipo feo y no el galán...

y la G. Trata de poner a un tico a decir Agenda. Después dilo vos. También les cuesta la g :P

Pero yo ya aprendí a hablar como tica (sin la r)... en el extranjero me han parado a decirme "ay, eres de costa rica???" y pues... qué va a decir uno?

Rocío octubre 24, 2008 3:32 p. m.  

Uy!! sí, sí... hasta ahora me pasa cuando alguien me dice: "Présteme un rojo", me quedo en blanco, jaja...

Ah! lo de cuero, a Da he dejado de decirle cuerito porque ya hemos recibido muchas burlas, y como sabes lo ticos son únicos para eso.

Pero una de las cosas más bochornosas fue cuando dije que estaba súper templada de Da, jajaja... Acá es como decir que una tiene mucho deseo sexual. Y bueno como no sabía según los amigos yo andaba publicando las intimidades. Increíble!!!

Rocío octubre 26, 2008 12:31 p. m.  
Este comentario ha sido eliminado por el autor.

El otro espejo 2008 © Blog Design 'Felicidade' por EMPORIUM DIGITAL 2008

Back to TOP